David Sacket

“La autoridad de los años y de la supuesta experiencia será sustituida por la autoridad basada en los ensayos clínicos”


David Sackett

domingo, 9 de diciembre de 2012

Ruptura del biceps no reciente en paciente mayor



Masculino de 63 años de edad el cual inicia su padecimiento actual 3 meses antes de su valoración al presentar caída su plano de sustentación con su brazo en extensión, golpeando antebrazo con asfalto condicionando dolor deformidad limitación funcional en tercio medio brazo  derecho por lo cual acude a valoración.

Niega antecedentes de importancia para su padecimiento actual.

Cuenta con los siguientes laboratorios: tp 10.1 tpt 28 al 90% INR 1.07; leu8 neu 55 hb 17 htp50 plt282 ; glu 104 crea 1.1.

Los datos exploratorios relevan incapacidad para la flexion del codo con marcada disminución de la fuerza muscular en dicho nivel.




 
IDX RUPTURA DE PORCION DISTAL DEL TENDON DEL BICEPS DERECHO.

R1 – exploración física y estudios paraclínicos de ayud ¿ Es la porción corta o larga del biceps la que se encuentra lesionada?
R2- manejo quirúrgico vs conservador: Tanto de la porción larga como de la porción corta en situaciones crónicas.
R3- Secuelas de ambos manejos: recuperacion funcional, topicos de abordaje
R4- meta análisis: ¿ Es la ruptura de la porcion larga del biceps un reto quirúrgico?

13 comentarios:

  1. Huerta R1
    Ruptura distal del tendón del bíceps. Reporte de un caso. Luis Manuel Alanis Blancas,* Paola Maritza Zamora Muñoz,** Ángel Cruz Miranda** Centro Médico ABC, Campus Santa Fe *** Acta Ortopédica Mexicana 2009; 23(4): Jul.-Ago: 228-231
    El tendón distal del bíceps es un sitio de afección en pacientes jóvenes y activos. Ésta es una lesión rara que comprende 3% de las lesiones del bíceps. Ocurre principalmente en hombres entre los 40 y 60 años de edad. En la etiología de las rupturas se implica una patología preexistente que debilita al tendón. En la mayoría de los casos, ocurre durante una contracción excéntrica brusca al someter al antebrazo flexionado y supinado a una extensión súbita y no anticipada. La mayoría de las lesiones consisten en desinserciones tendinosas completas de la tuberosidad bicipital del radio. A la exploración física se encuentra debilidad a la flexión del codo y supinación del antebrazo, un defecto palpable en la fosa antecubital y una retracción proximal visible y palpable del vientre muscular bicipital. Debido a la importante función biomecánica del bíceps como principal supinador y flexor del antebrazo, la reparación anatómica está indicada en pacientes jóvenes, activos y de alta demanda funcional. Tradicionalmente, la reparación quirúrgica se ha hecho a través de túneles óseos con abordajes sencillos o dobles. Actualmente existen múltiples reportes de casos de reparaciones con anclas a través de abordajes sencillos, lo cual ha minimizado el tiempo quirúrgico y las complicaciones propias de disecciones extensas y ha brindado buenos resultados. La ruptura del tendón distal del bíceps es una lesión rara.
    Noventa y seis por ciento de la patología de este músculo corresponde al tendón de la cabeza larga, 3% al tendón distal y menos de 1% al tendón de la cabeza corta. Ocurre casi exclusivamente en hombres y la edad de presentación promedio es de 50 años. Los reportes iniciales de esta patología refieren que el tratamiento conservador es adecuado. Sin embargo, esto es sumamente cuestionable al analizar la función biomecánica del bíceps y podemos atribuir estos hallazgos a que con ese tipo de tratamiento la flexión del codo se ve disminuida. Existe el consenso de realizar reinserciones anatómicas del tendón distal del bíceps, tanto en las lesiones agudas y crónicas, debido a que las no anatómicas comprometen la supinación.

    ResponderEliminar
  2. ANAYA R2

    DELGADO ”Roturas del tendón distal del biceps braquial” Trauma Fund MAPFRE (2008) Vol 19 nº 4:242-250

    El músculo bíceps braquial tiene como función principal la supinación del antebrazo cuando está en pronación y el codo en flexión. De forma secundaria también se encarga de la flexión del codo. Está formado por dos vientres musculares independientes (porción larga y corta) que se insertan en el borde cubital de la tuberosidad bicipital del radio mediante dos variantes anatómicas: un tendón único originado por la intersección de fibras de ambas porciones a unos cinco centímetros de la tuberosidad (41%) o dos tendones independientes y funcionantes (59%.

    La mayor parte de las roturas se relacionan con una agresión traumática única, asociada a una fuerza igual o superior a 40 kg haciendo resistencia contra el codo a unos 90º de flexo-extensión.
    Los cambios degenerativos preexistentes predisponen a la rotura. Se relacionan con déficit de vascularización cerca de la inserción o con el pinzamiento mecánico repetido originado durante la flexión y supinación forzadas, si bien estas teorías no han sido completamente demostradas.

    Las roturas del tendón distaldel bípces braquial con más crónicas distales del m. bípces braquial se presentan a las 4-6 semanas del traumatismo y presentan más dificultades para su tratamiento, principalmente por el proceso degenerativo distal y el grado de retracción tendinosa asociados que hacen imposible su reparación anatómica.

    Para el tratamiento de las lesiones crónicas existen tres opciones: despegar y elongar el músculo bicipital, la reparación no anatómica mediante sutura al braquial anterior o la reconstrucción tendinosa mediante injertos libres.

    ResponderEliminar
  3. MARTINEZ R3

    Arthroscopy. 2011 Aug;27(8):1048-54. Epub 2011 Jun 25. The effect of drill trajectory on proximity to the posterior interosseous nerve during cortical button distal biceps repair. Lo EY, Li CS, Van den Bogaerde JM.


    El objetivo de este estudio fue evaluar el efecto de las diferentes trayectorias de perforación a través del radio en la proximidad de la punta de la broca al nervio interóseo posterior (PIN).
    En 10 muestras procedentes de cadáveres, se perforan desde la tuberosidad bicipital a través del radio usando 4 trayectorias diferentes: (1) el objetivo a través del radio a 90 ° respecto al eje longitudinal del radio, (2) distalmente a 45 °, (3) cubitalmente, y (4) radialmente. Se midió la distancia entre la punta de la broca a medida que salía de la corteza dorsal del radio y el PIN. Con el objetivo 90 ° a través de la radio y con el objetivo cubitalmente a través del radio se encontraba a una distancia de 11,2 ± 3,2 mm (95% intervalo de confianza [IC], 8,9 a 13,5 mm) y 16,0 ± 3,8 mm (95% IC, 13,3 a 18,7 mm) , respectivamente, entre la punta de la broca y el PIN. Apuntar el taladro 45 ° distalmente y apuntando radialmente resultó en una distancia de sólo 2,0 ± 2,2 mm (95% CI, 0,5 a 3,6 mm) y 4,2 ± 2,2 mm (95% CI, 2,6 a 5,8 mm), respectivamente. Las diferencias se consideraron estadísticamente significativas.Sobre la base de los resultados de este estudio anatómico, cuando se utiliza el botón cortical distal técnica de reparación de bíceps, se recomienda taladrar a través de la radio a 90 ° de su eje longitudinal y con el objetivo de 0 ° a 30 ° cubital, con el antebrazo del paciente en su totalidad supinación. Esto proporciona un mayor margen de seguridad para evitar daños a la PIN en comparación con la perforación radial o distal.Al evitar la perforación distal y radial, los riesgos de lesiones PIN debe reducirse al mínimo durante la reparación distal del tendón del bíceps.

    NE 3


    ResponderEliminar
  4. Campos R1
    Dave R. Shukla, Bernard F. Morrey, Andrew R. Thoreson, Kai-Nan An, Shawn W. O'Driscoll. Distal biceps tendon rupture: An in vitro study. Clinical Biomechanics 27 (2012) 263–267.
    Las opciones para la reparación de roturas del tendón distal del bíceps están bien descritos. Sin embargo, existen pocos datos en la literatura sobre resistencia a la rotura del tendón de origen. Se postula que a) el tendón del bíceps distal resistencia a la rotura es sensible a la carga de ángulo, y b) la resistencia a la rotura es mayor de lo que ha sido descrito previamente en la literatura.
    Este es n estudio in vitro en el cual tomaron 15 musculos en una posición supina simulado, y el tendón nativo fue retirado de la tuberosidad con relación al eje largo del radio.
    La carga del tendón nativo fallo media tienden a aumentar a medida que el ángulo de flexión disminuye.
    Interpretación: La carga a la insuficiencia del tendón del bíceps distal puede ser mayor que lo que ha sido reportado anteriormente, y puede ser dependiente del ángulo de flexión del codo.

    ResponderEliminar
  5. Repair of the Ruptured Distal Biceps Tendon A Systematic Review

    Prithviraj R. Chavan, MD, Thomas R. Duquin, MD, and Leslie J. Bisson,* MD
    The American Journal of Sports Medicine, Vol. 36, No. 8, 2008, pp: 1618-1624.

    La resinserción de la ruptura aguda del bíceps es el método de tratamiento preferido para la mayoría de los pacientes y está diseñado para restaurar la fuerza de flexión y la supinación. No está claro, si, alguno de los métodos de fijación es superior o si el bordaje con una sola incisión o dos incisiones se asocia con menores complicaciones o mejores resultados.
    En el presente artículo los autores realizas una revisión sistemática de la literatura estudiando el tratamiento de la ruptura distal del bíceps para determinar el método óptimo de fijación así como el abordaje quirúrgico con la menor tasa de complicaciones y la mayor proporción de resultados satisfactorios.
    La revisión identificó 8 artículos con datos relevantes de biomecánica, 23 con complicaciones y sus datos relevantes y 19 con datos relevantes clínicos. Las pruebas con EndoButton se desarrollaron mejor en los estudios comparativos de biomecánica. No hubieron diferencias en la incidencia generadle complicaciones entre los abordaje con incisión doble (16%) y la incisión con abordaje sencillo (18%), pero hubieron significativamente más instancias de pérdida significativa de la rotación del antebrazo con la incisión doble. Hubieron significativamente más resultados clínicos insatisfactorios en el grupo de doble incisión (31% vs 6%), con la mayoría de resultados insatisfactorios en el grupo de dos incisiones debido a la pérdida de rotación del antebrazo o fuerza rotacional.
    Los autores concluyen que la fijación con EndoButton presenta la carga más alta y rigidez de los métodos actuales de fijación. Las reparaciones con doble incisión tienen una proporción significativamente mayor de resultados insatisfactorios que las reparaciones con doble incisión.


    Dr. Ponce R3 TYO

    ResponderEliminar
  6. AGUILAR R3

    Will G. Biobsorbable interference screw fixation of distal biceps ruptures through a single anterior incision: a single surgeon case series and review of the literature. Archives orthopedics trauma surgery. 2010. 130: 875-881

    la ruotura del tendon del biceps es una patolgia poco comun con incidencia de 1.2 por cada 100 000, generalmente se presenta en la extremidad dominante en pacientes de 40-60 años, el mecanismo de lesion mas comun es contraccion excentica excesiva con el codo en flexion y supinacion, las consecuencias del manejo conservador producen disminucion rango de supinacion antebrazo, artrosis de hombro con limtacionde la flexion y presencia de dolor, por loqnu esta indicado el manejo quirurgico.
    el uso de abordajes anteriores extenson conlleva a lesion del nervio radial por l que se prefiere el uso de abordajes minimos, Mazzoca describe un abordaje anterior unico que garantiza una reduccion anatomica decuada y el uso de con el uso de fijacion por interferencia, el presente estudio presenta ua seriie de casos manejados con el sistema de fijacion clavo por biotenodesis.
    el estudio incluye l4 casos de un periodo de 2 años, en promedio de edad 4l. años, 9 casos en extremidad dominante.
    se realizo un abordaje anterior modficado a la tecnica descrita por mazzocca 2 cm anterior al codo, se sujeto en extremo del biceps con sutura no absorbible del 2, se realiza perforacion a nivel de tuberosidad radial , y se fija el extremo distal de biceps con clavo bioabsorbible, se coloca una inmovilizacion posterior a la cirugia y se inica el movimineto de flexion codo a 30 gradoa a las 2 semanas.

    los resultadois obtenidos muestran rangos de flexion de 130° extension 0°, supinacion 74° y pronacion 66 °, ls resultados se evaluraon mediante escalada DASH y Mayo.
    las complicaciones que se presentan despues del manjeo quirurgico tiene baja incidencia incluyen osificacion heterotopica y re-ruptura. las cuales aunmentan con el uso de una doble incision por loq que el metodo presentado en este articulo constituye una buena opcion de manejo.

    ResponderEliminar
  7. Rotura del tendón distal del bíceps braquial
    GÓMEZ CANEDO J. M., COSTAS PAJARIÑO J. M., PITA ECHEGARAY M. A., RIVERA GABELA A., PÉREZ MUÑOZ M.,
    CORRAL GARCÍA I.
    SERVICIO DE CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA. MUTUA GALLEGA.

    La rotura del tendón distal del bíceps braquial es una lesión que tradicionalmente había sido catalogada en la literatura como rara o infrecuente1, pero que en los últimos años se ha visto un incremento tanto de su incidencia como de los caso comunicados, posiblemente motivado no sólo por el avance de los medios técnicos de diagnóstico, sino también por la mayor importancia que se le ha dado a dicha patología desde el punto de vista funcional.
    Tal y como menciona McReynolds en su publicación5, fue Starks en 1943 el primer autor en comunicar una lesión de este tipo.
    El diagnóstico clínico suele ser sencillo en los casos de rotura completa, apreciándose una alteración de la anatomía del brazo, con presencia de equimosis, tumoración dolorosa en la flexura del codo que corresponde al muñón tendinoso migrado proximalmente y en ocasiones volteado, lo cual puede ocasionar la presencia de un
    Tinel, ya que esta estructura se encuentra muy inervada. Puede ser significativa la pérdida de fuerza de flexión y supinación del antebrazo. Desde el punto de vista de las pruebas complementarias, la radiología convencional es útil para valorar la presencia de irregularidades o excrecencias óseas y la ecografía confirma el diagnóstico, no pareciendo necesaria la RMN más que para aquellos
    casos de rotura parcial.
    En cuanto a la técnica quirúrgica, existe la posibilidad de realizar la reparación por medio de una vía única (tiene mayor riesgo de lesión del nervio interóseo posterior) o la doble vía (la cual si no se realiza adecuadamente presenta el riesgo de aparición de sinostosis radiocubital proximal). Los datos disponibles demuestran buenos resultados con ambos procedimientos, y tan sólo pequeñas diferencias en sus resultado10. Los métodos de
    fijación del tendón al hueso también son variados, destacando el anclaje con arpones y tornillos interferenciales el sistema EndoButton, y la reinserción con suturas transóseas.

    Objetivo: presentar nuestra experiencia en el tratamiento de las roturas del tendón del bíceps braquial en trabajadores manuales. Material y métodos: Hemos intervenido a 9 pacientes con una edad media de 47 años, realizando en 8 ocasiones una reinserción transósea del tendón en la tuberosidad bicipital del radio por medio de una doble vía de abordaje. El seguimiento medio ha sido de 13 meses. Resultados: fueron excelentes, recuperando en todos los casos la fuerza muscular previa y una movilidad media final completa para la flexión y extensión, 85º de supinación y 86º de pronación. Todos se han reincorporado a su puesto de trabajo en un período entre los 3 y 4 meses. Conclusiones: Esta técnica se ha mostrado muy eficaz en el tratamiento de este tipo de patología, recomendándose siempre la cirugía en pacientes activos.

    ResponderEliminar
  8. Ruptura del tendón del bíceps en atletas: diagnóstico y modalidades de manejo, presentación de 3 casos
    Zenteno-Chávez B,* Arredondo-García H,* Morales-Chaparro I** Hospital CIMA, Chihuahua, Chihuahua

    dra. sanchez r2tyo
    El diagnóstico de tendinopatía o ruptura del bíceps en el hombro es difícil y en ocasiones, con falsas negativas en cuanto a una ruptura parcial. Inclusive con resonancia magnética de alta resolución las lesiones que se encuentran en la entrada a la corredera bicipital son de difícil diagnóstico

    Al realizar esta operación, el ortopedista «artroscopista» debe tener la suficiente experiencia y destreza para realizar una revisión adecuada de la porción proximal del tendón del bíceps en su entrada a la corredera bicipital de la articulación glenohumeral y al encontrar una lesión o patología que lo justifique debe estar preparado para su manejo quirúrgico, es decir, llevar a cabo una tenotomía y liberación del remanente del bíceps o de su muñón; o la reparación del bíceps con fijación artroscópica proximal, con «miniopen» a la corredera bicipital o «abierta» en la zona subpectoral, las cuales son las opciones actuales de manejo, siendo esta última la opción como la más «segura», la reparación actual del tendón del bíceps con los nuevos materiales biodegradables cuenta con la ventaja de tener la suficiente capacidad de sujeción biomecánica en la biotenodesis, sin las «desventajas de los materia- les metálicos» e igualmente permite una recuperación más temprana por la movilización precoz activa del miembro afectado, lo cual promoverá la rehabilitación integral

    ResponderEliminar
  9. Treatment of Distal Biceps
    Tendon Ruptures, Benjamin J. Widmer, MD, and Robert Z. Tashjian, MD, 296 The American Journal of Orthopedics


    Las rupturas distales elk tendon del biceps pueden ser asintomáticas presentándose como tendinosis i una buirsitis. Las rupturas parcialkes se presentan con un tendón palpable pero doloroso, el cual se exsacerba con la resistencia a la flexion,
    Una de las maniobras exploradoras el el examen de Hook cion el codo a 90° y el brazoi en supinación de 90° el dedo del examinador es usado para tomar el tendón de bíceps de medial a lateral enla mofoisa antecubital , cuando este se puede tomar al menos una parte del tendón se encuentra intacta , estudios con 45 pacientes mostraron sensibilidad y especificidad de 100 % .
    Los pacientes con una ruptura aguda presentan dolor de brazo en porción distal , el rangoi de movimiento esta limitado y se palpa un defecto en la fosa antecubital

    ResponderEliminar
  10. Dr Bauza R2 TYO
    Proximal Biceps Tendon Injuries and Management
    Darren J. Friedman, MD,*w John C. Dunn, BA,z Laurence D. Higgins, MD,w and Jon J. P. Warner, MD*
    Department of Orthopaedic Surgery, Massachusetts General Hospital; wDepartment of Orthopaedic Surgery, Brigham and Women’s Hospital; and zHarvard Medical School, Boston, MA.

    Las técnicas de fijación que permiten resultados funcionales y disminuir las complicaciones postoperatorias, para esto se dispone de tornillos interferenciales bioabsorbibles, botones metálicos, anclas y suturas transóseas. En la literatura hay múltiples reportes de reinserción del tendón distal del bíceps con anclas, lo cual ha minimizado las complicaciones antes reportadas al realizarse a través de un único abordaje anterior que reduce la disección. También se puede tratar pacientes con anclas con Ethibond obteniendo excelentes resultados en todos ellos. A pueden ser tratados con anclas y un abordaje anterior limitado Todos alcanzaron su actividadprevia y no hubo ninguna complicación

    ResponderEliminar
  11. Ferra R2

    Ruptura distal del tendón del bíceps braquial, tratamiento quirúrgico con una incisión y fijación con material biodegradable.
    Presentación de un caso y revisión de la literatura
    Benigno Zenteno Chávez,* Javier Lozano Pardinas,* Enrique Villalobos Garduño,* Lucio Martínez Flores,* José A Real-Lira**

    La lesión del tendón del bíceps en su porción distal, es una lesión reportada en la literatura como causante de disfunción importante en el miembro torácico afectado
    Siempre incapacitante para los pacientes que desean continuar activos. Y su reparación quirúrgica se reporta con complicaciones frecuentes, como lesiones neurológicas, y algunas de ellas graves como serían las sinostosis radiocubitales, o atrapamiento del nervio mediano
    durante la reparación.
    El método quirúrgico de una sola incisión y fijación con diversos materiales ha sido publicado, como una opción actualizada para evitar una disección muy extensa, y sobre todo evitar daños neurológicos a la rama interósea del radial,
    La técnica es sencilla, y la fijación se ha comprobado como muy estable, porque se introduce a un canal óseo el tendón avulsionado.
    La fijación es tan firme, que permite iniciar prematuramente la movilización parcial activa y pasiva del codo

    ResponderEliminar
  12. DR MILIAN R2TYO
    Rotura del tendón distal del bíceps braquial
    PITA ECHEGARAY M. A., RIVERA GABELA A., PÉREZ MUÑOZ M.,
    CORRAL GARCÍA I.
    SERVICIO DE CIRUGÍA ORTOPÉDICA Y TRAUMATOLOGÍA. MUTUA GALLEGA.

    La rotura del tendón distal del bíceps braquial es una
    lesión que tradicionalmente había sido catalogada en la
    literatura como rara o infrecuente, pero que en los últimos
    años se ha visto un incremento tanto de su incidencia
    como de los caso comunicados, posiblemente motivado
    no sólo por el avance de los medios técnicos de
    diagnóstico, sino también por la mayor importancia que
    se le ha dado a dicha patología desde el punto de vista
    funciona. Tal y como menciona McReynolds en su
    publicación, fue Starks en 1943 el primer autor en
    comunicar una lesión de este tipo.
    Habitualmente la lesión se presenta en el brazo
    dominante de pacientes entre los 40 y 50 años, por un
    mecanismo de contracción excéntrica del bíceps cuando
    sobre el antebrazo actúa una fuerza brusca de extensión,
    ocasionando en la mayoría de los casos una avulsión del
    tendón (con cierto grado de degeneración) de su inserción
    en la tuberosidad bicipital del radio, asociándose en
    ocasiones la presencia de irregularidades óseas en la
    mencionada tuberosidad.
    El diagnóstico clínico suele ser sencillo en los casos
    de rotura completa, apreciándose una alteración de la
    anatomía del brazo, con presencia de equimosis, tumoración
    dolorosa en la flexura del codo que corresponde al
    muñón tendinoso migrado proximalmente y en ocasiones
    volteado, lo cual puede ocasionar la presencia de un
    Tinel, ya que esta estructura se encuentra muy inervada.
    Puede ser significativa la pérdida de fuerza de flexión y
    supinación del antebrazo. Desde el punto de vista de las
    pruebas complementarias, la radiología convencional es
    útil para valorar la presencia de irregularidades o excrecencias
    óseas y la ecografía confirma el diagnóstico, no
    pareciendo necesaria la RMN más que para aquellos
    casos de rotura parcial.
    Diversos han sido los estudios biomecánicos que
    aconsejan su reparación en el paciente activo y no añoso,
    para evitar así la pérdida de fuerza muscular de flexión y
    supinación.
    Se intervino a 9 pacientes con una edad media de 47 años, realizando
    en 8 ocasiones una reinserción transósea del tendón en la tuberosidad bicipital del radio por medio de una
    doble vía de abordaje. El seguimiento medio ha sido de 13 meses. Los resultados fueron excelentes, recuperando en
    todos los casos la fuerza muscular previa y una movilidad media final completa para la flexión y extensión, 85º de
    supinación y 86º de pronación. Todos se han reincorporado a su puesto de trabajo en un período entre los 3 y 4 meses.
    Conclusiones: Esta técnica se ha mostrado muy eficaz en el tratamiento de este tipo de patología, recomendándose
    siempre la cirugía en pacientes activos.

    ResponderEliminar
  13. BAHENA R2

    Ruptura del tendón del bíceps en atletas: diagnóstico y modalidades de manejo, presentación de 3 casos

    Zenteno-Chávez B,* Arredondo-García H,* Morales-Chaparro

    En el momento adecuado, la realización de una artroscopía del hombro afectado es el paso más importante para el diagnóstico y/o tratamiento de una tendinitis crónica que
    pudiera determinar si existe una lesión parcial o la ausencia
    de la inserción de origen del bíceps proximal.
    Por un lado, la lesión distal de tendón del bíceps braquial
    en atletas, reportada como poco común, siempre dejará un
    problema para el desarrollo de su deporte, si es manejada
    en forma no quirúrgica y por el otro lado se encuentra
    la reparación quirúrgica con las complicaciones potenciales reportadas del procedimiento. El diagnóstico de las lesiones del tendón del bíceps del atleta se realiza principalmente por medios clínicos, auxiliados con gabinete pero es primordial la corroboración artroscópica en las lesiones proximales. Las técnicas actuales para la fijación del tendón proximal son variables, pero al igual que la porción distal, la fijación temprana con tornillos biodegradables brinda una opción biomecánicamente estable y promueven la rehabilitación integral del deportista.

    ResponderEliminar